CONFORTAcústico y Térmico

conocimiemto-confort-acustico

 CONFORT ACÚSTICO Y TÉRMICO

NUEVOS DESAFÍOS, MÁS CONOCIMIENTO, MEJORES PROYECTOS…

 La arquitectura y la construcción se ven enfrentadas cada vez con más rigor a los desafíos que implica el concebir proyectos confortables, eficientes y respetuosos con el medio ambiente. Si bien estas premisas siempre han estado presentes de una u otra forma en la concepción y desarrollo de los proyectos, en la actualidad toman vital relevancia, toda vez que las condiciones y requerimientos con las que se diseña en la actualidad están supeditados a determinantes como el cambio climático, la sostenibilidad, la seguridad y la calidad del ambiente interior de los espacios construidos.

Variables de Confort

Para lograr edificaciones térmicamente confortables, como para cualquier condición de calidad en una obra, con lo primero que se debe contar es con un diseño juicioso que no disgregue el proyecto y tenga en cuenta cada condición de diseño, confort, eficiencia, presupuesto y demás parámetros, que cada vez más hacen que la gestión de las obras sea una labor interdisciplinaria y no solamente un mero ejercicio de diseño y construcción. Un adecuado emplazamiento, la generación de corrientes de ventilación, la asoleación , la escogencia de materiales y el estudio del usuario y del uso del edificio, entre otras, son variables indispensables para lograr condiciones de confort térmico en un proyecto.

El verdadero Confort Térmico

El resultado de incorporar aislamientos en un proyecto de construcción no es aumentar o reducir la temperatura de un determinado recinto, sino mantener una temperatura interior adecuada dentro de un rango que no presente variaciones sustanciales, evitando los grandes cambios que pueden ocurrir entre el día y la noche o las temperaturas extremas de ciertos lugares. Un adecuado aislamiento logrará en un clima caliente impedir la entrada exagerada de calor al edificio y por consiguiente el poder prescindir de ventilaciones mecánicas o aires acondicionados o su operación en periodos de tiempo más cortos o con menor intensidad; mientras que en un clima frío conservará por más tiempo el calor ganado durante el día al interior de la edificación y reducirá la entrada del frío externo. Los ahorros asociados al uso de aislamientos térmicos en un proyecto hacen que éstos se conviertan en una inversión que se amortiza en un corto periodo de tiempo y generen retornos prácticamente toda la vida útil de la edificación. La incorporación de aislamientos es de vital importancia principalmente en la envolvente de las edificaciones: en las cubiertas, ya que son las áreas más grandes, que presentan más exposición a agentes climáticos como la radiación solar y que suelen estar conformadas por materiales poco robustos.

También en las fachadas, sobre todo las expuestas al sol, en los climas cálidos

En primer lugar, la energía más barata es aquella que no se consume. Con un diseño que incorpore altos niveles de aislamiento térmico, hermeticidad total en cuanto a entrada de aire, ventanas de alto rendimiento, técnicas de diseño solar pasivo y tecnologías de ahorro de energía, se logran inmuebles energéticamente más eficientes y cómodos. Centro de conocimiento de FiberGlass le ofrece una perspectiva en cuanto a la dinámica de la causa y el efecto entre mejorar la eficiencia energética de un inmueble sin comprometer la calidad del aire interior ni el desempeño higrotérmico de la cubierta con el tiempo.

Para que un inmueble sea más cómodo y energéticamente más eficiente, el flujo de calor se debe controlar.

Si bien es imposible poner un alto a las tres formas en que se transmite el calor, la conducción, la convección y la radiación, sí se puede aminorar el ritmo de intercambio de energía al mejorar el rendimiento térmico de la envoltura de un inmueble, esto es, los cimientos, las paredes y las unidades de piso y cielo raso, con el uso de materiales de aislamiento de alta calidad continuos y para cavidades. El deshacerse de los puentes térmicos resulta de particular importancia en el mejoramiento de la eficiencia energética en general de la cubierta de un edificio. Los puentes térmicos son puntos débiles en recubrimiento de las construcciones que causan pérdida de energía, lo cual habitualmente se relaciona con los componentes estructurales del sistema.

El aislamiento del armazón del ambiente exterior, sobre todo de los materiales de construcción de conducción alta como el acero, el aluminio y el concreto, con un sistema de aislamiento exterior resulta crítico en su desempeño. El control de las fugas de aire es un paso muy importante en el mejoramiento de la eficiencia energética y la comodidad de un edificio. La construcción de inmuebles herméticos con espacios compartimentados reduce considerablemente la demanda de energía en épocas de frío o de calor. Los edificios herméticos requieren que se controle la ventilación de aire fresco a fin de conservar un ambiente interior saludable. Lo ideal es utilizar ventiladores de recuperación de energía que intercambien el aire interior con el exterior con tal de mantener al mínimo el impacto de energía en dicho intercambio.

El uso de productos de cerramiento de alto rendimiento y eficiencia energética resulta crucial en el ahorro de energía de un inmueble, ya que un alto porcentaje de la envoltura del mismo consta de ventanas, paredes de cerramiento y puertas. El diseñador debe considerar las necesidades de carga en cuanto a calefacción y refrigeración de la construcción en base a la orientación y al clima.

La incorporación de aislamientos es de vital importancia principalmente en la envolvente de las edificaciones

En las cubiertas, ya que son las áreas más grandes, que presentan más exposición a agentes climáticos como la radiación solar y que suelen estar conformadas por materiales poco robustos. También en las fachadas, sobre todo las expuestas al sol, en los climas cálidos.

De igual manera en todos los lugares donde se presenten cambios bruscos de temperatura entre recintos o se presenten gradientes térmicos importantes como en las placas de climas fríos o zonas con presencia de vientos o corrientes de aire continuas.

Es muy importante que se evalúe el requerimiento o no de aislamientos térmicos en un proyecto desde la etapa de diseño, ya que su implementación luego de la etapa de construcción o en la operación del edificio es más dispendiosa, onerosa y molesta, y además no suele alcanzar los mismos resultados que si éstos se hubieran utilizado desde el comienzo. De igual forma se debe seleccionar el material adecuado, que cumpla con las especificaciones de desempeño y seguridad necesarias, preferiblemente certificadas por un ente independiente. De esta manera se garantizarán el confort térmico y un adecuado ambiente interior en la edificación, además de mejoras en la eficiencia energética de las edificaciones